LOS 20 ERRORES MÁS COMUNES EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO. Parte 2

[Entrevista de selección]

¿Ya te has preparado la entrevista de trabajo? ¿Sabes lo que tienes que decir? Y ¿sabes lo que no tienes que hacer? Te voy a echar una mano para que el día de la entrevista no te pillen por sorpresa algunas situaciones

Hola de nuevo. Lo prometido es deuda. Hoy vamos a continuar con el listado de los 20 errores más comunes en una entrevista de trabajo. Puedes encontrar la primera parte en este post:

>>> Los 20 errores más comunes en una entrevista de trabajo. Parte 1

Tal y cómo te comentaba este no pretende ser un listado cerrado y único. Es un resumen de los descuidos, por parte de la persona candidata al puesto, que me he encontrado a lo largo de mi carrera profesional como seleccionador. Son errores bastante frecuentes ya que, otros expertos y expertas en selección de personal, han coincidido conmigo en la mayoría de los que te voy a exponer en este post.

Ahora los comparto contigo para que los tengas en cuenta a la hora de preparar tu próxima entrevista de trabajo.

  • Invadir la mesa de la persona que selecciona.

Ni se te ocurra poner el bolso / mochila, llaves, móvil, etc. encima de la mesa. Ya hemos visto antes que la invasión del espacio personal de la persona que nos entrevista puede ser uno de los factores determinantes para que no nos elijan para formar parte de su organización.

Si no tienes claro donde dejar el abrigo, ponlo en el respaldo de la silla. El bolso, al suelo (a pesar de algunas supersticiones) o encima de las piernas. La cartera, carpeta o documentación, encima de tus piernas también. En definitiva, busca lugares alternativos a la mesa de la persona entrevistadora. Procura llevar pocas cosas el día de la entrevista.

  • Acudir a la entrevista despeinado/a, sucio/a o con falta de higiene aparente

Si menciono estas circunstancias es porque en más de una entrevista de las que he llevado a cabo me he encontrado con personas de apariencia descuidada e incluso con cierta falta de higiene personal.

Es un aspecto que hay que vigilar. No te voy a dar consejos sobre cómo vestir, qué ropa ponerte, qué peinado llevar el día de la entrevista o de qué color debe ser tu indumentaria, porque no me parecen ni importante ni determinante.

  • Interrumpir.

Recuerda: el mecanismo es pregunta- respuesta. La conversación debe ser fluida, pero el ritmo generalmente lo marca la persona que selecciona. Así que no interrumpas cuando te estén formulando una pregunta. Escucha atentamente lo que te están preguntando. Espera hasta el final. Muchas veces nos precipitamos a dar una respuesta cuando todavía no han acabado. No muestres impaciencia. Si interrumpes, parecerás una persona demasiado impetuosa y que no presta atención.

  • Mirar continuamente el reloj

Si pasas gran parte de la entrevista mirando el reloj, la persona que te entrevista puede llegar a pensar que quieres terminar pronto. Además, le puedes recordar, sin querer, que el tiempo del que disponéis es limitado. Estaríamos tirando piedras sobre nuestro propio tejado acortando el tiempo de la entrevista. No sirve de nada calcular los tiempos. Solo en la cabeza de la persona que selecciona está el tiempo que te va a dedicar. Como te explicamos en el MODELO 4T para la preparación de entrevistas de trabajo lo único que debes saber es que tus respuestas deben tener una duración de entre 30 segundos y 2 minutos. No te preocupes por nada más.

  • Dejarte el currículum en casa.

Aunque supongas que ya tienen una copia. Si no te la piden, pues nada, pero ten una a mano por si la necesitan. Ya hemos visto que nos puede servir de apoyo durante la reunión y que si nos estorba lo podemos tener sobre las piernas. Aún más importante que llevar una copia del currículum, es conocerlo al dedillo. Utiliza el Modelo 4T de entrevistas para que no te sorprenda ninguna de estas preguntas y para que tus respuestas sean sólidas.

  • Hablar mal de tus anteriores trabajos, empresas, compañeros o jefes

Si ahora estás hablando mal de compañeros, jefes y empresa, quién nos asegura que no harás lo mismo si te incorporamos a nuestra organización. Esta actitud, algunas veces, demuestra que no se saben solucionar los conflictos o que no sabemos asumir nuestra responsabilidad ante determinadas situaciones. Si le echamos la culpa a los demás y no asumimos nuestra parte, es probable que ese comportamiento se repita a lo largo del tiempo.

Si has pasado por alguna mala experiencia en empleos anteriores, lo mejor es que lo pases a positivo. Es decir, presenta la solución que encontraste para ese problema con ese jefe, compañero, cliente, o explica que te sirvió para crecer personal o profesionalmente o para encontrar otras alternativas dentro de la empresa.

  • Decir que te fuiste porque sabías más que tu jefe o tus compañeros

Una cosa es tener seguridad en ti mismo y otra es la prepotencia. Debes asumir tu parte de responsabilidad. También debes aprender a verbalizar las cosas de manera que no vuelques las culpas en los demás.

  • Borrar de tu historia una experiencia de creación de empresa, aunque no llegara a buen puerto.

En tu historial no debe haber lagunas. De repente no pueden haber desaparecido dos o tres años de tu vida. Siempre debemos hacer constar todo nuestro historial. Aunque nos hayamos dedicado a algo que no esté relacionado directamente con el puesto al que estamos optando.

Un claro ejemplo de ello es que si durante dos o tres años te has dedicado a montar una empresa o a tener una iniciativa emprendedora y has fracasado, es importante decirlo si te preguntan. Esto puede poner de manifiesto una capacidad de iniciativa, autonomía, planificación u organización que otros candidatos no tienen.

  • Hablar de aumentos de sueldos y vacaciones en la primera entrevista

Fíjate bien que estoy hablando de “aumento” de sueldo. Una cosa es preguntar por las condiciones laborales (es cierto que, a veces, a los entrevistadores se nos olvida comentar ese tema porque también sufrimos despistes) y otra muy distinta hablar de aumento de sueldo o fijar el periodo de vacaciones en la primera entrevista. Espera a incorporarte a la empresa para tratar esos temas o a que te lo indiquen en fases posteriores del proceso.

  • Contestar de manera agresiva o airada a preguntas que consideres demasiado indiscretas

Muéstrate educado en la negativa. No te violentes ni te pongas agresivo/a. Te recuerdo que estás en la entrevista de manera voluntaria y que nadie puede obligarte a contestar ninguna pregunta. Siempre debes tener presente que la Constitución española, en su artículo 18.1, dice: “Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen” Ese derecho no puede ser vulnerado en ninguna entrevista de trabajo, bajo ningún concepto.

A continuación, tienes un vídeo donde profundizo en algunas cuestiones que creo que pueden ser interesantes a la hora de prepararte la entrevista.

 

 

 

 

Esto es un resumen de lo que puedes encontrar en el libro ¡No, no y no! Una guía antifallo para las entrevistas de trabajo disponible en Amazon en formato ebook.

COMPRAR EN Amazon

 

Si quieres profundizar sobre cómo hacer una buena entrevista de trabajo te recomiendo que leas Cómo contestar a todas las preguntas en una entrevista de trabajo, también en Amazon.

 

 

 

 

 

COMPRAR EN Amazon

 

 

 

Espero que te sea de utilidad y que el día de la entrevista no te despistes y cometas alguno de estos errores. Mucha suerte.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Buscas perfiles de marketing digital?

En 15 días tienes candidatos 

Close

Te los encuentro

Ir arriba